Arriba
Educación Adventista > Docentes  > Cómo detectar la ansiedad en los estudiantes
Cómo detectar la ansiedad en los estudiantes

Cómo detectar la ansiedad en los estudiantes

Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes. 1 Pedro 5:7, NVI online

De acuerdo al Diccionario de la Real Academia Española (RAE) el término ansiedad proviene del latin “anxietas”, que se refiere a un estado de agitación, inquietud, zozobra de ánimo. En términos simples, podemos decir que es un estado emocional que se manifiesta en variadas ocasiones en el ser humano y que se ha convertido en un problema de salud que afecta la calidad de vida de quienes lo padecen.

Investigaciones sobre el tema, validan lamentablemente que el trastorno de ansiedad se ha instalado en nuestra sociedad y si nos centramos en los estudiantes es posible visualizar que cada vez más existen casos de niños y jóvenes que presentan este tipo de problemas emocionales; esto es verificable en muchos centros de salud infanto-juveniles, donde se está recibiendo mayor cantidad de demandas de atención por problemas de aprendizaje en la escuela, donde muchos de ellos presentan estados de depresión y ansiedad.

En la actualidad, al encontrarnos enfrentando una pandemia agresiva, invisible y fatal, se acrecienta el miedo, la inseguridad y la ansiedad. Esto sucede mayormente en el Sistema Educativo que tuvo que reinventarse en poco tiempo para instalar aulas virtuales y aspirar a logros de aprendizaje significativo en estudiantes a distancia, donde probablemente no todos pueden tener un libre acceso a la tecnología, lo cual genera aún más ansiedad.

¿Qué hacer entonces? ¿Cómo apoyar a estos estudiantes? Existen variadas respuestas, entre ellas, tener una escucha activa, poner atención a los comentarios que hagan, considerar si su inclinación al opinar es positiva o negativa, sus reflexiones, su forma de expresarse. Es necesario recordar que los pensamientos pueden guiar la conducta e incluso las emociones del niño o joven; si estos son distorsionados o confusos, pueden potenciar pensamientos negativos los que se dan frecuentemente en niños con trastornos de ansiedad.

El sabio Salomón escribió: “Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida.” (Proverbios 4:23, NVI online). ¿Qué es lo que nos motiva? ¿Qué hay en nuestro corazón? ¿Reflexionamos al respecto?

Otra de las respuestas tiene relación con las técnicas terapéuticas que pueden ayudar a disminuir la ansiedad en los niños/as y que tienen mayor relación con adaptaciones de acuerdo a la edad y sus propias características. Por ejemplo: Relajación (tensión y relajación), Técnicas de modelado (observación modelo de comportamiento), Práctica reforzada (adquisición de conductas adaptativas) entre otras.

Lo más importante en una cultura educativa cristiana es aprender y enseñar a los estudiantes a entregar cada día sus cargas y ansiedades a Cristo para encontrar la paz necesaria y descansar en él.

Maritza Guzmán Matamala

Facultad de Educación, Ciencias Sociales y Humanidades. Universidad de la Frontera. Chile.

No Comments
Add Comment
Nombre
Email*
Website