Arriba
Educación Adventista > Reflexión  > Autorregulación y nuestras relaciones
Autorregulación y nuestras relaciones

Autorregulación y nuestras relaciones

“El necio da rienda suelta a su ira, pero el sabio sabe dominarla” (Proverbios 29:11, NVI online).

—Si te digo la palabra autorregulación, ¿en qué piensas? —le pregunté a mi esposa, y quiero compartir la respuesta con ustedes. Ella me dijo:

—En que cuando me dejo llevar por las emociones digo cosas de las que después me arrepiento y puedo lastimar a otras personas.

Comparto su respuesta porque creo que deja ver la importancia práctica de aplicar la autorregulación a nuestras vidas. Esto ayudará a mejorar nuestra relación con otros miembros de la familia, con los amigos, los colegas del trabajo y, algo muy importante, con nosotros mismos.

En este mismo sentido, recientes investigaciones establecen una estrecha relación de la capacidad de autorregulación con un “alto nivel de logros académicos, alta autoestima y autoaceptación, buena capacidad de control del enojo, vínculos interpersonales seguros, alto nivel de satisfacción con las relaciones sociales; bajos niveles de ansiedad y depresión y son percibidos por los demás como agradables y confiables” (Niemiec, 2019).

Prisma bíblico

Si buscamos ayuda para mejorar en este sentido, sin duda la Palabra de Dios puede darnos grandes consejos y ejemplos que cambiarán nuestra vida. Basta con mirar la historia de Juan, discípulo de Jesús, quien paso de ser llamado junto a su hermano “hijos del trueno” (Marcos 3:17), debido a su temperamento apasionado y fiero genio, a ser llamado el discípulo a quien Jesús amaba (Juan 21:20) y a quien Cristo mismo comisionó el cuidado de su madre en esta tierra (Juan 19:26).

La pregunta es: ¿cómo lo logró Juan? Y aunque haya muchas respuestas, lo cierto es que la relación diaria con Jesús fue clave en el cambio del apóstol y lo puede ser también para nosotros hoy. Eso puede ayudar a mejorar notoriamente nuestras relaciones al interior del hogar, en el trabajo y con todas las personas que están a tu alrededor.

Algunas sugerencias y consejos

  • Lucha por formar el hábito de buscar a Dios todas las mañanas y antes de dormir a través de la oración y la lectura de la Biblia.
  • Pide a Dios en oración que transforme tu vida y te ayude a expresar tus emociones de manera óptima tanto para ti como para tu entorno.
  • Puedes seguir algunas lecturas inspiradoras sobre la transformación del carácter. Por ejemplo, algunos títulos de la escritora cristiana Elena de White (leer online): Conducción del niño; Mente, carácter y personalidad; etc.

Algunos ejercicios

  • Ante situaciones críticas que pueden despertar tu enojo o ira, realiza 10 respiraciones profundas.
  • Cuando estés enojado/a, ahorra la mayor cantidad de palabras, en esos momentos es mejor guardar silencio y decir todo lo necesario cuando haya pasado el furor.
  • Si eres madre o padre, antes de castigar o reprender con dureza, ora por tu hijo y luego ora con tu hijo. Si se arrepiente por lo hecho o reconoce su error, puedes evitar mayores disgustos y sufrimientos.

Por Marcos Gatica

Referencias bibliográficas

Niemiec, R. Fortalezas del carácter: Guía de intervención. México: El Manual Moderno. 2019.

Educación Adventista Sudamérica

Red de instituciones educativas adventistas en Sudamérica.

No Comments
Add Comment
Nombre
Email*
Website