Top
Educación Adventista > Docentes  > Método Jigsaw

Método Jigsaw

Por Adriana Morales, investigadora en Ciencias de la Educación – PAEE.

“Cada uno ponga al servicio de los demás el don que haya recibido, administrando fielmente la gracia de Dios en sus diversas formas.” 1 Pedro 4:10, Nueva Versión Internacional online.

La palabra sociedad deriva del término latino societas, que significa compañía; y también de socius, que significa compañero. La cosmovisión de la Educación Adventista entiende que el ser humano fue creado por Dios como ser social, para vivir en comunidad. Por lo tanto, la sociedad y la educación tienen una vinculación estrecha y compleja.

Una de las características de la sociedad actual es el individualismo. Los individualistas tienden a competir entre sí al enfrentar un desafío. El individualista alcanza el éxito cuando sobresale o se destaca en cualquier área de desempeño. Esta feroz carrera del individuo por ser el mejor, el más famoso o popular, puede generar conductas indeseables. El individualista olvida que el éxito es superficial y efímero. Y, lamentablemente, el individualismo ha influido en los sistemas educativos de la actualidad. Muy a menudo, los profesores emplean técnicas de enseñanza que favorecen el individualismo y la competencia.

La enseñanza basada en las Sagradas Escrituras debe desarrollar en los estudiantes conductas cooperativas y de servicio. La escritora Elena de White señala:

“La cooperación debe ser el espíritu del aula, la ley de su vida. El maestro que logra la cooperación de sus alumnos se asegura su valiosa ayuda para mantener el orden. En el servicio prestado en el aula, más de un muchacho cuya inquietud conduce al desorden y la insubordinación, hallará salida para su exceso de energía. Ayuden los mayores a los menores, los fuertes a los débiles y, en cuanto sea posible, llámese a cada uno a hacer algo en lo cual sobresalga. Esto impulsará el respeto propio y el deseo de ser útil” (La educación, versión online).

El método Jigsaw, también conocido como rompecabezas, permite el desarrollo del trabajo cooperativo, favoreciendo la interdependencia positiva, la interacción, la fluidez comunicativa, la sociabilidad, el respeto y el aprendizaje activo y significativo. Esta propuesta se basa en una metáfora: “El aprendizaje es un rompecabezas y el estudiante constituye una pieza fundamental en su elaboración”. Este método fue desarrollado por Elliot Aronson (ver bio en inglés), profesor universitario, para dar respuesta a una situación de discriminación y bullying que presentaba su sociedad.

Características

  • Estudiante. Cada uno tiene un lugar esencial en el aprendizaje, igual que en el rompecabezas. Su rol debe ser activo y responsable, favoreciendo las competencias comunicativas, sociales y espirituales. Debe desarrollar un sentido de iniciativa e interdependencia, como el servicio y la colaboración mutua.
  • Profesor. Su función debe ser organizar, orientar y supervisar el aprendizaje. El papel fundamental es facilitar el desarrollo de las competencias de los alumnos. Tiene que asesorar para que cada alumno y grupo se desarrolle con armonía y creatividad.
  • Aprendizaje. Se centra en la cooperación para lograr un aprendizaje eficaz y duradero. Este aprendizaje mutuo permite el desarrollo de valores de respeto, valoración, responsabilidad, cuidado, etc. Su objetivo consiste en enriquecerse unos a otros. Todos los miembros del grupo tienen algo valioso para aportar al aprendizaje. Bajo esta concepción, el aprendizaje colaborativo se ve potenciado y la competitividad se deja de lado, pues el propósito es conseguir juntos el objetivo.

Pasos de implementación

Aronson presenta 10 simples pasos. Ellos son:

  1. Divida a los estudiantes en grupos de 4, 5 ó 6 miembros. En lo posible, todos los grupos deben tener la misma cantidad de participantes. Además, deben ser diversos, como las piezas de un rompecabezas. Su nombre será grupos de rompecabezas.
  2. Designe a un líder en cada grupo de rompecabezas.
  3. Presente el tema. Usted deberá fragmentarlo previamente en la misma cantidad de partes y participantes de cada grupo. Si cada grupo tiene 5 participantes, debe fragmentar el tema en 5 partes o secciones.
  4. Asigne un fragmento del tema a cada miembro del grupo, supervisando que cada uno reciba uno de acuerdo con sus habilidades.
  5. Permita que cada miembro lea su fragmento para que pueda comprenderlo y se familiarice.
  6. Forme grupos temporales, llamados “grupos de expertos”, tomando un participante de cada grupo-rompecabezas para que trabaje y ensaye su presentación con los otros compañeros a quienes se les asignó el mismo segmento o sección del tema.
  7. Los estudiantes ya expertos en su fragmento deben volver a sus grupos de rompecabezas.
  8. Cada experto presentará su fragmento al grupo de rompecabezas. Se favorecerá el respeto, la ayuda mutua, la escucha y el diálogo.
  9. Supervisar que cada grupo de rompecabezas pueda ir conformando su tema completo. Para ello, cada miembro debe tener un papel activo.
  10. La evaluación puede tener diversas modalidades. En grupo clase, grupo de rompecabezas, individuales, orales, escritas, gráficas, digitales, etc. Esto dependerá del tema, de la madurez de los alumnos, del objetivo de aprendizaje, de las características del grupo de los estudiantes, etc.

Recomendaciones

Para implementar el método con sus estudiantes, observe:

  • Elección del tema o contenido. Cuando los estudiantes no conocen la metodología, sugerimos temas breves y puntuales. La división del tema debe estar equilibrada y estructurada con homogeneidad.
  • Supervisión de trabajo. El docente debe conocer muy bien al grupo y facilitar la interacción de todos los miembros. Al comienzo puede ser complejo para los estudiantes que ya tienen conductas competitivas formadas, son dominantes o tienen ritmos de trabajo diferentes. Cada una de estas dificultades pueden ser oportunidades para el desarrollo de un mayor sentido de colaboración y respeto.

El método Jigsaw es recomendado para el desarrollo de la colaboración mutua y el servicio al prójimo. En relación a su implentación podemos señalar varias ventajas: es gratuito, no emplea materiales extras, favorece el aprendizaje participativo y activo, se puede combinar con otras metodologías de aprendizaje y el tiempo para su aplicación puede ser adaptado a las necesidades.

Que el Dios que infunde aliento y perseverancia les conceda vivir juntos en armonía, conforme al ejemplo de Cristo Jesús, para que con un solo corazón y a una sola voz glorifiquen al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo” Romanos 15:5-6, NVI online.

Referencias

Educación Adventista Sudamérica

Red de instituciones educativas adventistas en Sudamérica.

Sin comentarios
Añadir comentario
Nombre
Email*
Sitio web