Top
Educación Adventista > Docentes  > Confianza para equivocarse

Confianza para equivocarse

Por Adriana Morales, investigadora en Ciencias de la Educación – PAEE.

“El mayor error que una persona puede cometer es tener miedo de cometer un error” Elbert Hubbard

Erik Erikson (1902-1994) es conocido como el psicólogo del ciclo vital. Desarrolló la Teoría del Desarrollo Psicosocial considerando todas las etapas de vida de una persona. En cada período, el autor presenta una crisis o dilema psicosocial central a resolver. El primer dilema se enfrenta durante el primer año de vida, es el de la confianza versus la desconfianza. Este reto consiste en vincularse con el entorno con confianza: sentir que se nos cuida y se nos quiere. En esta primera etapa, el objetivo es desarrollar la autonomía personal y social. Resolver este dilema es fundamental para conformar un vínculo de confianza con otros en el futuro. Esta fuerza es el fundamento ontogenético que nutre la niñez para su confianza interior, considerando que la vida tiene sentido y que puede enfrentarse. La confianza se desarrolla positivamente cuando en el vínculo materno el bebé halla satisfacción de sus necesidades básicas: comer, dormir, ser amado.

Cuando durante el primer año de vida se establece un vínculo de confianza con el exterior (mamá, papá, familiares, personas que lo cuidan) se favorece la futura construcción de la confianza propia del ser humano. La autoconfianza es fundamental para el desarrollo saludable en los distintos ámbitos de la vida.

En el ámbito educativo, una relación de confianza entre profesores y alumnos es fundamental, pues crea condiciones más propicias para el aprendizaje. Una relación positiva permitirá explorar ideas, compartir, debatir y generar un ambiente de seguridad para cometer errores y poder aprender unos de otros.

Hattie & Zierer (2019) presentan algunos ejemplos de estrategias prácticas que puede emplear el docente para generar un clima más confiable en el salón de clases:

Efecto IKEA

IKEA es una corporación multinacional fundada en Suecia en 1943, dedicada a la fabricación y venta minorista de muebles, objetos para el hogar y otros objetos de decoración de diseño contemporáneo. Se ha hecho mundialmente famosa por enviar paquetes que contienen muebles para ensamblar, a cargo del cliente.

El efecto IKEA es una metáfora para ilustrar una estrategia docente que permitirá favorecer vínculos de confianza dentro del salón de clases. Cuando se recibe el paquete con el mueble desarmado, el usuario debe esforzarse por seguir las instrucciones y, muchas veces, solicita ayuda para realizar el trabajo. Cuando un profesor solicita a sus estudiantes trabajos desafiantes que precisan esfuerzo y dedicación, transmite un mensaje a sus alumnos: “Confío en que van a poder responder a ese reto”. De esta manera, el profesor dice, a través del planteamiento del desafío: “Confío en sus capacidades”, o “Confío en que van a lograr superarse”. El profesor debe mostrar respeto y admiración por sus estudiantes, y estos, como respuesta, se esforzarán para no desilusionar a su maestro; fortaleciéndose así el vínculo docente/alumno.

Todavía no

El estudio de Dweck (2012) es conocido por la frase Todavía no. Se investigó sobre la diferencia entre los profesores que dicen a sus estudiantes las siguientes frases:

La primera frase es taxativa, se presenta como un momento estático sin posibilidad de cambio. La segunda frase describe el presente proyectándose en el futuro, permite cambios y, en consecuencia, aprendizaje. Sin duda, la segunda frase describe más el hecho pedagógico, por eso es muy importante que los profesores reflexionen sobre el qué y el cómo se expresan, especialmente en el momento de la evaluación.

El resultado de la primera frase desmotiva, frustra y rotula a los estudiantes, volviéndolos inseguros y temerosos frente a los errores, tan necesarios en la construcción del aprendizaje. En cambio, en la segunda frase se favorece el desarrollo de la confianza en sus propios esfuerzos y capacidades, y están dispuestos a enfrentar nuevos desafíos. Por lo tanto, los docentes que agreguen esta simple palabra favorecerán el mejor desempeño escolar de sus estudiantes.

Sonríe

La idea de que la sonrisa y el buen humor son fundamentales en toda relación no es una novedad. En el ámbito escolar, su influencia es esencial. Una sonrisa y el buen humor se estudian en innumerables investigaciones. Sus resultados son contundentes: el humor tiene una correlación positiva con el enfrentamiento eficaz, el desempeño en el trabajo, con la salud general, y una correlación negativa con el agotamiento y el estrés.

Una sonrisa puede ayudar a quitar la presión sobre el error, favoreciendo el aprendizaje. Los docentes podrán usar siempre este simple recurso, su efecto positivo es imposible de medir. Una sonrisa transmite un mensaje con señales positivas, permite anticipar que algo bueno está por venir, por el contrario, una cara seria o malhumorada anticipa que algo malo está por ocurrir.

Cuando el docente ríe con sus alumnos, crea en su aula un ambiente distendido, sin presión, divertido, y sobre todo, de confianza para expresarse.

Efecto camaleón

Los camaleones son una familia de reptiles; existen más de 160 especies. La mayor cantidad vive en África y Madagascar. Sus características principales son: la estructura de sus patas, los ojos, la lengua y la falta de oído. Además, algunas especies tienen la curiosa capacidad de cambiar de color, gracias a sus células pigmentarias especializadas. Cambian de color para comunicarse, ocultarse, modificar su temperatura corporal o aparearse.

Las investigaciones sociales sobre el efecto camaleón concluyen que las personas, inconscientemente, pueden cambiar su comportamiento para combinarlo con los que interactúan en su ambiente social. Ejemplos de este efecto pueden observarse en la imitación de la postura, los movimientos casuales, los gestos, las expresiones faciales u orales de los niños en relación con los adultos que los rodean. Naturalmente, los seres humanos tienen un deseo de pertenencia a un grupo, y de esta manera buscan identificarse imitando su comportamiento.

El efecto camaleón es otra metáfora que ilustra cómo el maestro puede influir en su relación con el estudiante. Un docente puede favorecer el sentimiento de pertenencia al grupo de aprendizaje. El alumno debería tener un modelo que favorezca su relación con su aprendizaje, que pueda imitar no solo procedimientos o técnicas, sino también actitudes para enfrentar los diversos desafíos de aprendizaje.

Resumiendo

  1. Conoce las capacidades de tus alumnos y presenta actividades que los desafíen. Muestra confianza y soporte en el desarrollo de las tareas. Finalmente, realiza un feedback, apreciando los aspectos positivos y considerando los negativos como nuevos desafíos.
  2. Cuida tu forma de expresarte hacia tus estudiantes. Las palabras del profesor significan, así como juicios o sentencias. Ten siempre palabras de ánimo y de esperanza para la realización de la tarea.
  3. Crea en tu sala de clases un ambiente alegre y de buen humor, ríe con tus alumnos. Puedes emplear literatura infantil que presente textos con humor, especialmente al final del día, para que el estudiante pueda volver a su casa con una sonrisa.
  4. Sé un modelo positivo. Los alumnos imitan expresiones verbales y no verbales con mucha facilidad, especialmente los más pequeños. Debes ser una influencia positiva para desarrollar curiosidad, persistencia, tolerancia al error y autoeficacia en el aprendizaje.
  5. Presenta consistencia y coherencia en lo que dices y lo que haces. Eso permitirá que el estudiante confíe en el maestro. Ten un comportamiento justo y honesto, fundamenta tus decisiones.
  6. SIGUE EL EJEMPLO DEL GRAN MAESTRO JESÚS. El mejor Maestro amaba a la gente, su interés principal era transmitirles el amor y la salvación.
“Construir relaciones y confianza para que el aprendizaje ocurra en un ambiente seguro para cometer errores y aprender con los otros”.

Referencias

Hattie, John & Zierer, K. (2019). 10 principios para o aprendizagem visivel. Porto Alegre: Penso.

Educación Adventista Sudamérica

Red de instituciones educativas adventistas en Sudamérica.

Sin comentarios
Añadir comentario
Nombre
Email*
Sitio web