Arriba
Educación Adventista > Docentes  > Aprendizaje cooperativo: fundamentos psicopedagógicos
Aprendizaje cooperativo: fundamentos psicopedagógicos

Aprendizaje cooperativo: fundamentos psicopedagógicos

“Juntarse es un comienzo. Seguir juntos es un progreso. Trabajar juntos es un éxito” (Henry Ford).

El principal objetivo de la teoría del aprendizaje colaborativo (AC) se centra en el estudiante y es mejorar su aprendizaje y resultados, pero también el de sus compañeros.

El trabajo cooperativo se apoya en estudios e investigaciones realizados a lo largo del tiempo. A continuación, señalaremos las aportaciones más destacadas:

  • Piaget. Cuando los individuos cooperan se genera un conflicto sociocognitivo (desequilibrio), que a su vez estimula el desarrollo.
  • Vygotsky. El aprendizaje cooperativo requiere de grupos de estudios y trabajo, ya que es en el trabajo en grupo donde los docentes y los alumnos pueden cooperar con el desarrollo de los menos favorecidos.
  • Skinner. En las contingencias grupales, las acciones seguidas de recompensas motivan a los alumnos en su trabajo cooperativo.
  • Hassard. El trabajo cooperativo es un abordaje de la enseñanza en el que los grupos de estudiantes trabajan juntos para resolver problemas y para determinar tareas de aprendizaje.

El aprendizaje según el enfoque AC depende del intercambio de información entre los estudiantes, los cuales están motivados tanto para lograr su propio aprendizaje como para acrecentar el nivel de logro de los demás.

Estructura de las actividades escolares:

Cuando entramos al aula podemos optar por tres maneras de organizar a los alumnos para realizar las actividades o experiencias programadas:

  • Aprendizaje competitivo. Se puede competir en tiempo. Por ejemplo: «¿Quién será el primero en solucionar este ejercicio…?» O en calidad, «¿Quién es el que mejor hace…?» O en cantidad, «¿Quién es el que más problemas resuelve…?» En cualquier caso, el éxito está unido al fracaso de los otros. “Si yo lo consigo es porque los otros no lo han conseguido”. Los otros se convierten en competidores y si consiguen sus objetivos es porque alguien no lo ha logrado.
  • Aprendizaje individualizado. La estructura de la actividad es individual. Cada estudiante funciona como punto de referencia para sí mismo. Los criterios de progreso son personales y están basados en el rendimiento propio. Se comparte un espacio, pero no se trabaja en grupo. Obviamente, la organización espacial del aula es cuando las mesas están dispuestas en fila una detrás de la otra. Así se logra reducir al máximo la posibilidad de que se molesten unos a otros en su trabajo individual.
  • Aprendizaje cooperativo. Hablamos de estructura de aprendizaje cooperativo cuando se organizan tareas en las que la cooperación es la condición para realizarlas. Son tareas de aprendizaje que no se pueden realizar si no es colaborando entre los compañeros. No se puede tener éxito si los compañeros no lo tienen. Se liga el éxito propio al éxito del resto.

Los tres tipos de estructura de aprendizaje descritos son modelos que ejemplifican formas de organizar las actividades de enseñanza/aprendizaje en el aula. Pero, no todas las actividades responden a una sola estructura, ni lo hacen de forma tan clara como la que se ha explicado. Ello no quita que puedan valorarse según el modelo (competitivo, individualizado o cooperativo) que prioritariamente desarrollan.

Todas ellas están pensadas para posibilitar un mejor aprendizaje de los estudiantes. Son estructuras que adoptan las actividades de enseñanza/ aprendizaje para aumentar el éxito en el proceso.

Pero, según los objetivos de nuestra actividad, nos convendrá más desarrollar un tipo de aprendizaje u otro.

Por Ruth Aguilar Prat

Bibliografía

Ferreiro Gravié, R. Nuevas alternativas de aprendizaje y enseñanza: aprendizaje cooperativo. 2007.

Trujillo Sáez, F. Experiencias educativas en aprendizaje cooperativo. Madrid. 2006.

Pujolás I Maseti, P. Aprender juntos alumnos diferentes: los equipos de aprendizaje cooperativo en el aula. Barcelona. 2004.

Educación Adventista Sudamérica

Red de instituciones educativas adventistas en Sudamérica.

No Comments
Add Comment
Nombre
Email*
Website