Top
Educación Adventista > Docentes  > Enseñar artísticamente: una tarea para la escuela

Enseñar artísticamente: una tarea para la escuela

Por Patricia Pagano, asesora pedagógica de la Unión Uruguaya.

Nos parece que la educación ha olvidado las emociones y la creatividad para centrarse exclusivamente en los aspectos racionales y científicos. En la práctica, los docentes suelen descuidar los contenidos del área artística en sus planificaciones. La percepción generalizada de la comunidad educativa para el desarrollo de los alumnos es dar mayor importancia a las áreas instrumentales. Sin embargo, múltiples investigaciones han establecido una estrecha relación entre el arte y el desarrollo de habilidades cognitivas de todas las áreas.

El profesor e investigador de Harvard, Howard Gardner, célebre por su teoría de las inteligencias múltiples, sostiene que un buen sistema educativo tiene que alimentar y fomentar todas las formas de inteligencia, incluidas las relacionadas con el arte. Caso contrario, descuidaría parcelas fundamentales del potencial humano y frenaría el desarrollo cognitivo de los niños.

El fundamento filosófico de la Educación Adventista enfatiza que la estética forma parte de una pedagogía redentora y restauradora. Todo lo que existe fue creado por Dios, y la creatividad es una característica divina otorgada al ser humano en la Creación. Es decir que la estética fue inculcada por Dios en el ser humano, al crearlo a su imagen y semejanza.

Somos seres estéticos. No solamente apreciamos la belleza, sino que disfrutamos creando cosas bellas. Lamentablemente, el pecado distorsionó esta capacidad. Pero la función redentora de la educación tiene como cometido crear espacios y un ambiente escolar que fomente la estética redentora, para propiciar la restauración del carácter divino.

Las Escrituras enseñan que:

  • La belleza tiene su origen en Dios. No necesita ser justificada, simplemente disfrutada.
  • No es preciso que el arte siempre sea bello. La Biblia presenta lo bueno y lo malo, lo bello y lo feo; por lo tanto, el arte puede reflejar este conflicto.
  • La estética influye en la ética. “Lo que leemos, vemos, escuchamos y tocamos tiene un efecto en nuestras vidas diarias. Por lo tanto, la estética está en el mismo centro de la vida cristiana. Este impacto de la estética es medular, porque el trabajo último y el fin del arte cristiano es la vida cristiana totalmente desarrollada en toda su belleza y simetría.” (G. Knigth, p. 202).

Si incluimos el arte y la creatividad en nuestras propuestas educativas estaremos aportando una educación para la vida que tiene en cuenta la complejidad y apunta al ideal del desarrollo integral del educando. La experiencia destaca lo beneficioso de incluir contenidos de las áreas artísticas con otras materias curriculares en unidades, secuencias y proyectos. El entusiasmo y disfrute que genera aprender geometría con una obra de Kandinsky o escribir un texto explicativo destacando la belleza y complejidad de una flor promoverá la atención y, por lo tanto, el aprendizaje. El arte es disfrutable y genera un entusiasmo difícil de igualar en el salón de clases.

Es hora de que los docentes seamos creativos para descubrir maneras de incorporar la literatura, la música, la expresión corporal y las artes visuales en los proyectos escolares. Esta metodología de trabajo es una muy buena opción, porque fomenta más el trabajo cooperativo, la reflexión y la autoevaluación que los enfoques tradicionales. Al incorporar el arte, añadimos motivación intrínseca en el alumno.

Bibliografía
  • Aguirre A. Imanol. Teorías y prácticas de la educación artística. España: Octaedro, 2005.
  • Efland, Arthur. Arte y cognición, la integración de las artes visuales. España: Octaedro, 2004.
  • Eisner, Elliot (1995). Educar la visión artística. Barcelona. s/e. s/f.
  • Hernández Fernando, Educación y cultura visual. Barcelona: Octaedro, 2010.
  • Howard Gardner. Arte, mente y cerebro: una aproximación cognitiva a la creatividad. Buenos Aires: Paidós, 2005.
  • Knight, George R. Filosofía y educación: una introducción en la perspectiva cristiana. Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2014.
  • López F. Cao, Mª Ángeles. Cognición y emoción: el derecho a la experiencia a través del arte. Escuela Cardenal Cisneros. Centro Adscrito a la UAH, 2008.
  • White, Elena de. La educación. Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2008.
  • __________. Mente, carácter y personalidad. Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2008.
Educación Adventista Sudamérica

Red de instituciones educativas adventistas en Sudamérica.

2 Comentarios
  • Abdias Bacab

    25 septiembre, 2019 at 5:29 pm

    El arte es una forma de expresión individual y de sociedad, en un 95% este talento es usado por el enemigo, hay que ser cuidadoso con esta rama, al ser una disciplina artístico no salimos de las reglas y las cosas de Dios, me llamo la atención el articulo que expresa que el arte es solo estético cuando no es así, el arte debe ser funcional y estar a la obra de Dios, por ejemplo Harry Anderson artista adventista reconocido por sus pinturas para la obra de nuestro Dios, yo en lo personal no entiendo como hay universidades adventistas que tiene Diseño Gráfico en sus carreras cuando hay muy pero muy poca área para trabajar en la obra de Dios, cuando podemos ser más humanistas, y lo digo siendo Diseñador Gráfico que en años cuando me salí de la iglesia adquirí pero creo que la obra del Señor es más grande para mi que solo ser diseñador gráfico, saludos.

    • ACES Educación

      27 septiembre, 2019 at 10:58 am

      El tema de la estética en la Biblia es muy profundo y presenta múltiples aristas que no puede tratarse en la limitación de un artículo. Como usted bien menciona el pecado ha mancillado todo lo creado por Dios y ha distorsionado sus propósitos, esto incluye sin lugar a dudas el área artística. Debido a ello es que mencionamos que la estética debe formar parte de la pedagogía redentora y restauradora en la Educación Adventista.

Añadir comentario
Nombre
Email*
Sitio web