Top
Educación Adventista > Docentes  > La autoeficacia del profesor

La autoeficacia del profesor

Por Adriana Morales, investigadora en Ciencias de la Educación – PAEE.

La autoeficacia es un concepto que fue desarrollado por Bandura en 1977 y forma parte de la Teoría del Aprendizaje Social. Según Bandura, la autoeficacia es organizadora de la conducta, regulando el funcionamiento humano e influyendo en los procesos cognitivos, motivacionales, afectivos y selectivos, vinculándose mutuamente.

Una persona que cree en ser capaz de realizar una actividad, será más proactivo y determinado para concretarla. La sentencia “yo puedo” en el pensamiento refleja una sensación de control sobre el entorno.

La autoeficacia se caracteriza por ser específica; es decir, uno puede tener creencias más o menos firmes en diferentes dominios del funcionamiento. Por ejemplo: una persona puede creerse eficaz para conducir un automóvil pero no para volar un avión; o conducir un vehículo en una ciudad pequeña y no en una ciudad grande. Este carácter específico de la autoeficacia permite considerarlo el mayor predictor de éxito frente a una tarea.

Uno de los ámbitos donde la autoeficacia se ha investigado por más de tres décadas es la educación. Ambos, el profesor y la autoeficacia, son fundamentales para el aprendizaje de los estudiantes. Considerando que la autoeficacia es un mediador cognitivo que predice el éxito, ¿cuál será el efecto de la autoeficacia del profesor en realizar la tarea de enseñar?

``La autoeficacia del profesor es definida como la creencia que tiene un profesor en su capacidad para organizar y ejecutar cursos de acción requeridos para lograr con éxito una tarea de enseñanza específica en un contexto particular. Es hacer explícito el juicio de competencia personal a través del análisis de la tarea y la situación en la que se desarrolla” (Tschannen- Moran, M; Woolfolk Hoy, A. & Hoy, 1998).

Los profesores con autoeficacia creen en sus capacidades de enseñar favoreciendo el desempeño escolar de sus alumnos. Según diversos estudios, los profesores autoeficaces dedican más tiempo para perfeccionarse, se adaptan a nuevas posturas didácticas, utilizan la tecnología y brindan apoyo y orientación a los alumnos con dificultades de aprendizaje. Por otro lado, reconocen los logros de sus estudiantes, elogiando y ayudando con palabras de aliento para que todos alcancen el éxito académico. El profesor eficaz puede adaptarse ante las diversas circunstancias de la tarea educativa, transformándola en una oportunidad de aprendizaje para sus estudiantes (Bzuneck, 1996).

¿Cuál es el perfil de un profesor con autoeficacia?

  • Dominan el contenido que deben enseñar.
  • Diseñan la planificación de la clase, explicitando en cada clase qué deberían aprender los estudiantes.
  • Son flexibles para adaptarse al ritmo de aprendizaje, empleando diversas técnicas de enseñanza.
  • Otorgan a los alumnos un papel protagónico; aplican metodologías activas en sus clases.
  • Crean un clima positivo de confianza y de aprendizaje.
  • Mantienen expectativas altas hacia los estudiantes, considerando que todos pueden aprender.
  • Muestran respeto a los alumnos, conociendo sus fortalezas y siendo tolerantes con sus errores.
  • Ayudan a los alumnos a asociar los éxitos con el esfuerzo.
  • Comentan con los alumnos los resultados de su evaluación, los feedback son claros y analizan cómo mejorar.
  • Pueden trabajar en equipo con sus colegas, comparten sus éxitos y dudas con humildad.
  • Consideran los fracasos como oportunidades para el crecimiento, pues saben que con dedicación se pueden superar.

Enseñar es más que la transmisión de conocimiento y desarrollar habilidades. Para lograrlo, es preciso el compromiso y la confianza entre maestros y alumnos. Cuando un profesor desarrolla vínculos de confianza con sus estudiantes, será más fácil conectarlos con el aprendizaje y con la escuela. El profesor es el responsable de crear este clima de confianza en el aula. Cuando los maestros y los alumnos confían entre sí y trabajan juntos de manera cooperativa, se crea y prevalece un buen clima de seguridad que promueve el aprendizaje. Si los líderes de los establecimientos escolares conocieran el impacto que produce al estudiante asistir a escuelas con un clima confiable hacia el aprendizaje, se produciría una mejora significativa de la calidad educativa.

La fuerza que tiene la confianza de los profesores sobre sus capacidades de enseñanza y la creencia que sus alumnos pueden aprender es incalculable. Un profesor con alta autoeficacia podrá desarrollar seres humanos competentes, conocedores de sus fortalezas y debilidades, con coraje a exponerse a nuevos retos de aprendizaje, persistentes en el trabajo, motivados para abordar desafíos y exitosos en su vida.

Bibliografía
  • Bandura, A. (1977). “Self-efficacy: toward a unifying theory”, en Psychological Review, 84(2), 191–215.
  • Bzuneck, A. J. (1996). “As crenças de auto-efiácia dos professores”, en Leituras de Psicologia para la Formação de Professores (pp. 115–134). Petrópolis (Brasil): Vozes.
  • Tschannen- Moran, M; Woolfolk Hoy, A. & Hoy, W. K. (1998). “Teacher efficacy: Its meaning and measure”, en Review of Educational Research, 68(2), 202–248.
Educación Adventista Sudamérica

Red de instituciones educativas adventistas en Sudamérica.

1 Comentario
  • Ruiz Diaz Susana Marisa

    31 octubre, 2019 at 12:45 pm

    Excelente artículo!! Gracias por compartirlo.

Añadir comentario
Nombre
Email*
Sitio web