Top
Educación Adventista > Reflexión  > Potencia la autoestima de tus hijos
Potencia la autoestima de tus hijos

Potencia la autoestima de tus hijos

“He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre» (Salmo 127:3, versión Reina-Valera 1960 [RV60] online).

La autoestima es definida como “la suma de juicios que una persona tiene de sí misma”, y según estas autoras tiene un impacto muy importante en la calidad de vida y en el rendimiento escolar de los niños, además de ser considerada una de las variables más significativas para la adaptación social y la salud mental (ver fuente).

Este concepto psicológico tan relevante, se moldea y toma forma principalmente en la infancia, por lo que los padres a través de la relación con sus hijos ejercen un rol fundamental en su desarrollo. En este sentido, las familias que promueven un lenguaje respetuoso, expresan el cariño, dedican tiempo a sus hijos y prestan los cuidados materiales y afectivos a sus miembros, están potenciando la autoestima de los más pequeños del hogar.
 

Concepto bíblico

La Biblia nos entrega una mirada sobre este tema de alcance global señalando que el valor de cada persona está dado por lo que vale para Dios, quien nos eligió desde antes de la fundación del mundo y nos creó desde el vientre materno: “Dios mío, tú fuiste quien me formó en el vientre de mi madre […]” (Salmo 139:13, RV60 online).

Un Padre amante que nos considera sus hijos “Dios el Padre nos ama tanto que la gente nos llama hijos de Dios […] (1 Juan 3:1, Traducción en Lenguaje Actual [TLA] online), y un Cristo que se entregó a sí mismo para que en él tengamos esperanza de vida eterna: “Pues Dios amó tanto al mundo, que dio a su Hijo único, para que todo aquel que cree en él no muera, sino que tenga vida eterna» (Juan 3:16,versión Dios Habla Hoy [DHH] online).

Algunos ejercicios que pueden ser de valiosa ayuda para potenciar la autoestima de tus hijos son:

  • La hora sin distracciones: Dedica un tiempo específico para jugar y conversar con ellos, en el que se evite la televisión y los celulares. La permanencia física (sobre todo para los más pequeños) y una actitud de disponibilidad hacia ellos serán el mejor inicio.
  • El culto familiar: Realiza cada día un culto familiar, de oración compartida, cánticos de alabanza, lectura bíblica y conversación distendida y alegre. Será un momento enriquecedor para todos.
  • Creo en ti: Anima a tus hijos a emprender pequeños desafíos y otórgales responsabilidades específicas en casa, acordes a su edad, de esta manera les demostrarás en la práctica que confías en sus capacidades. Guíalos y acompaña sus intentos. Utiliza frases positivas.
  • Reconocimiento y amor: Por último, reconoce sus esfuerzos, avances y logros en cualquier actividad que realicen, además de demostrar tu amor incondicional en toda ocasión.

Cada familia tiene, en la educación y desarrollo de la autoestima de sus hijos, gran responsabilidad. Dios confiere la sabiduría para emprender la tarea a quien acude en oración diligente y diaria pidiendo dosis de entendimiento.

Así, con la ayuda de Dios, estarás construyendo autoestima para el presente, el futuro y la eternidad.

 

Por Marcos Gatica Zambrano

Educación Adventista Sudamérica

Red de instituciones educativas adventistas en Sudamérica.

Sin comentarios
Añadir comentario
Nombre
Email*
Sitio web